Cocina Cannabica: Viaje de los Sentidos

cover-cocina-cannabica-420-grados-blog.png

El cannabis es una sustancia que contiene más de ochenta cannabinoides, incluidos THC y CBD, los cuales tienen una amplia gama de efectos sobre el cuerpo. Su interacción con el sistema endocannabinoide humano refina los sentidos y altera la percepción del mundo (exterior e interior).Así el cannabis ayuda a disfrutar más intensamente de las experiencias, también las gastronómicas.

Los sentidos nos permiten percibir lo que pasa a nuestro alrededor. Tradicionalmente, se creía que había cinco de ellos, aunque las últimas investigaciones sugieren que puede haber alguno más. Los sentidos son fundamentales en la vida cotidiana, ya que, incluso en la acción más banal, al menos uno de los cinco está involucrado.

A menudo se piensa que el único aspecto importante de la comida sea el sabor. Cada chef sabe pero que los otros sentidos son igualmente importantes, y que el gusto representa sólo la última fase de un “viaje gastronómico”. La vista y el olfato, en general, son los primeros en disfrutar de una comida: los ojos se llenan de colores y formas, mientras la nariz disfruta de los perfumes que estimulan la mente, los recuerdos y las emociones.

Dicho esto, ¿por qué resulta tan interesante utilizar un producto como el cannabis en la cocina? Se sabe que el cannabis interactúa con el cuerpo y puede alterar los sentidos. Sin embargo, a menudo los comensales buscan precisamente esa alteración de los sentidos, por ejemplo a través de un maridaje o simplemente acompañando la comida con unas copas.

Vamos a ver exactamente como la cocina cannabica puede transformar una simple comida en una experiencia gastronómica inolvidable:

Tacto – Un viaje entre química y sensaciones

Algunos estudios indican que el cáñamo rico en THC es perfecto para relajarse y aumentar el estado de euforia gracias a la estimulación de la producción de dos hormonas: la dopamina, también conocida como la hormona de la felicidad, y la anandamida, un compuesto que produce una sensación de paz y relajación. De esta manera, el cannabis puede ayudar a disfrutar más profundamente de una experiencia, sobre todo si es muy sensorial. 

En segundo lugar, está comprobado que los receptores CB-1 del sistema endocannabinoide tienen una relación clara con nuestro sistema nervioso central. Muchos expertos informan que los receptores CB-1 son los responsables del efecto psicoactivo del cannabis, así que están relacionados con «mejorar la sensación táctil y crear un uso de euforia». 

A esto debemos agregar otros efectos del consumo de marihuana, como el control de la ansiedad, la relajación física y mental o el aumento de la sensibilidad táctil. Todos ellos son, por supuesto, elementos que te ayudan a disfrutar más intensamente de una experiencia gastronómica.

Olfato – Experiencia olfativa más intensa

¿Sabías que el consumo de cannabis puede afectar el sentido del olfato? Esto al menos es lo que sugieren estudios como el de la Universidad de Burdeos, en el que un grupo de ratones estuvo expuesto al aroma de plátanos y aceite de almendras como evidencia para evaluar su sensibilidad a los olores. Los resultados mostraron que los ratones que recibieron el THC estaban mucho más interesados ​​en el olor de los productos, y también mostraron un mayor apetito. En una segunda fase, se realizó la misma prueba en ratones genéticamente modificados, cuyos bulbos olfatorios habían sido privados del receptor CB-1. Curiosamente, estos no mostraron interés en el olor de los alimentos, incluso después de la administración de THC, y la región cerebral relacionada con el olfato no se activó en ningún momento. 

Los investigadores concluyeron que el THC aumenta el sentido del olfato, ya que crearía sensaciones similares a las causadas por el hambre, que a su vez están relacionadas con el apetito asociado con el consumo de cannabis.

Vista – Colores más vividos

No sabemos si es cierto que los ojos son el espejo del alma, pero sin duda son la mejor manera de entender si una persona está colocada. Los característicos ojos rojos se deben al efecto del THC, que actúa como un vasodilatador, causando una reducción de la presión sanguínea y la dilatación de los vasos con el consiguiente aumento del flujo sanguíneo en el área, que se refleja en el color de los ojos. Paralelamente, las pupilas se dilatan, permitiendo un mayor paso de luz en el sistema visual y una percepción más vívida de los colores. Finalmente, el aumento en el flujo sanguíneo hace que el cannabis sea útil para combatir el glaucoma, una enfermedad degenerativa debido a un aumento de la presión dentro del ojo.

Gusto – Un sabor más refinado

Se sabe que consumir cannabis aumenta el apetito; este fenómeno está debido al hecho de que la planta estimula la producción de grelina, también conocida como “hormona del hambre”. La grelina se produce principalmente en el estómago, pero también en el intestino delgado, el páncreas y el cerebro, y es la sustancia responsable de la sensación de estómago vacío que asociamos con el hambre.

Además de la sensación de hambre, el cannabis altera también el sentido del gusto, lo que lleva a los consumidores a percibir los sabores de los alimentos de una manera diferente. De hecho, el estudio de la Universidad de Burdeos al que nos referimos anteriormente mostró que, además del sentido del olfato, el THC también refina el sabor, por lo que el sabor de los platos y bebidas parece más intenso. Un fenómeno que tiene mucho sentido si consideramos que el gusto y el olfato son sentidos sinérgicos y complementarios.

Ahora que conoces los «superpoderes» que tiene la cocina cannabica, recuerda hacer un consumo responsable 😜

CONTENIDOS PARA USUARIOS 18+

El contenido de esta web es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu País.